Contrato de arrendamiento con opción de compra 

El contrato de arrendamiento con opción de compra es un tema bastante atractivo en este momento para aquellos que desean adquirir su propia vivienda, pero que aún no cuentan con el capital necesario. 

El motivo de ser tan llamativo es que funciona de una manera muy útil, pues las personas pueden postergar o abonar un poco a su sueño, con la posibilidad de que este se haga realidad en el futuro. 

Contrato de arrendamiento

¿Cómo funciona esta opción de contrato de arrendamiento con opción de compra?

Un contrato de arrendamiento es:

Un acuerdo entre el propietario de un bien mueble o inmueble con una persona llamada arrendatario la cual necesita usar dicho bien para obtener algún beneficio lícito, dicho acuerdo contempla esencialmente la identificación específica del bien mueble o inmueble objeto del arrendamiento. CONTRATO DE ARRENDAMIENTO – NOTARIA 19 BOGOTÁ  

Dentro de cada contrato existe información del arrendatario y el arrendador, sobre el inmueble, puntos específicos y cláusulas legales. 

Ahora bien, al contrato de arrendamiento con opción de compra se le añade una cláusula en la cual queda un precio establecido, por el propietario e inquilino, para la posible compra del inmueble dentro de un tiempo estipulado.

Esta cláusula permite que, una vez terminado o durante el contrato de arrendamiento, el arrendatario pueda decidir si adquirir la propiedad y tenga entonces la alternativa de acceder al precio otorgado al predio, anteriormente acordado.

“El arrendador usualmente cobra una cantidad inicial por la concesión de la opción a compra. En muchos casos, este monto se descuenta (del precio del activo) si la transacción llega a concretarse. En caso contrario, no hay reembolso.” Dudas Legislativas  

De esta manera, el inquilino puede ir sumando poco a poco al precio del inmueble mientras paga un alquiler, que de igual manera estaría pagando en el canon de arrendamiento, pero ahora con la meta de adquirir dicho espacio. 

En caso de no querer adquirir el activo su presupuesto será casi igual al de un alquiler, pero a excepción de la cantidad inicial que se puede considerar entonces una inversión

Pros y contras del contrato de arrendamiento con opción de compra

Como todo, el contrato de arrendamiento con opción de compra para  adquirir una propiedad tiene pros y contras, tanto para arrendador como para arrendatario. 

Es entonces importante considerar todas las opciones antes de decidir, para saber si se adecua perfectamente a las necesidades de ambos. 

PROS

CONTRAS

• Al pagar el alquiler, el inquilino se estará acercando cada vez más a su sueño de ser el propietario pues es como ir abonando.

• En caso de no querer continuar con la compra, el inquilino perderá la inversión inicial que suelen pedir los arrendadores.

• El propietario tendrá la seguridad de un alquiler por un periodo de tiempo y una posible venta, lo que significan ingresos constantes.

• El propietario podría tener que postergar otra opción de compra si el predio ya se encuentra bajo este contrato, sabiendo que es una posibilidad que el inquilino no quiera hacer la compra

• Al tener un precio estipulado, si los precios de las viviendas suben se beneficiaría el inquilino pues no debe preocuparse por eso.

• El propietario por el contrario perdería un posible aumento del precio del inmueble.

• Aunque el precio estipulado no cambia, el alquiler si puede variar lo que le sirve tanto al propietario como al inquilino.

• Aunque el precio del alquiler cambie, el inquilino no puede atrasar sus pagos, pues si lo hace desaparece el contrato de arrendamiento con opción compra.

 

¿Cuál es el proceso de este contrato?

Al hacer este tipo de contrato se requieren la misma cantidad de documentos que en un contrato de arriendo, más algunas cláusulas o anexos diferentes.

En un primer momento, el proceso de arrendamiento es bastante parecido al común, ya que el arrendador solicita los documentos del prospecto inquilino y posiblemente de un fiador. 

Además, se genera un inventario inmobiliario a la entrega del inmueble junto con la firma del contrato de arrendamiento, el cual contiene las cláusulas de la posible venta del predio.

Sin embargo, para este contrato es necesario anexar el precio estipulado de venta del inmueble, el tiempo exacto del alquiler  y el pago inicial que el arrendatario asumirá como inicio de la posible compra. 

En este proceso existen además dos pasos, el primero es generar un inventario del estado del espacio físico del inmueble, acción que puede ser realizada utilizando Elyssa App para acelerar y organizar el proceso.

Por otro lado, en la aprobación de la compra-venta y escrituras, el comprador acepta a cuerpo cierto el estado físico del inmueble sabiendo que debe asumir sus reparaciones y transformaciones, sin poder retractarse una vez realice la compra. 

A quiénes les sirve esta opción de compra

Aunque muchos jóvenes optan por la opción de contrato de arrendamiento con opción de compra, la realidad es que es una elección que pueden hacer diversas personas. 

¿Por qué?

Porque muchos ven una opción tangible, pues a pesar de no poder adquirir inmediatamente la propiedad, en un lapso de tiempo definido podrán hacerlo como una especie de ahorro programado destinado a cumplir con el deseo de la compra.

¿Alguna vez has considerado este tipo de contrato? Cuéntanos en los comentarios. 

Si este artículo te resultó útil, puedes encontrar más información relacionada al sector inmobiliario en nuestro blog Blog – Elyssa

Además, si quieres incorporar Elyssa App en tus procesos de arrendamiento puedes dar click y ¡comenzar hoy!

Deja una respuesta